Conclusiones taller DTR con mujeres marroquíes

DEVOLUCIÓN DEL TALLER

En general ha sido un taller muy edificante y productivo porque ha cumplido los objetivos de obtención de información pero también como concientización generando un espacio cómodo y confiable para hablar del tema a pesar de las barreras idiomáticas. Algunas de las participantes hacían de portavoces-traductoras. En otros la técnica comunitaria del Servicio traducía del dariya al castellano.

Técnica World-Café:

Pregunta: ¿Qué se dice sobre la mujer marroquí y/o musulmana, sobre su cultura, vestimenta, ideas, etc? ¿Por qué creeís que se dice? ¿Cómo os hace sentir?

 

En ningún momento hacen diferencia  entre hombres y mujeres para hablar de la religión musulmana y de lo que los demás opinan sobre ella, sienten que una parte importante de la población relaciona la religión con terrorismo, y que recientemente ha crecido la islamofobia.

Muchas han mantenido conversaciones con vecinos mas cercano sobre el tema, donde en mas de una ocasión  se han sentido incomodas, ya que  son   cuestionadas sobre su posicionamiento, sintiendo  que hay una presión social para que se manifiesten públicamente en contra del terrorismo, si no, se les acusa de estar a favor y apoyarlo.

Siente que se tiene que justificar y dar explicaciones constante sobre el porque procesan la religión musulmana.

Una de las participantes cuenta que un vecino ha denunciado en varias ocasiones  a la familia por terrorismo, piensa que es  por que en su casa  escuchan  versículos del Corán en el audio o su marido reza en voz alta, a consecuencias de estas denuncias, la policía a hecho varios registro en el domicilio, en la ultima ocasión sin una orden del juez, se siente especialmente perseguida e impotente ya que siente que este temor esta extendiéndose al resto de los vecinos que la empiezan a mirar con recelo.

Manifiestan también que son a ellas a las que mas se dirigen  por la calle, o reciben mas miradas de temor, por una parte se las identifica mas fácilmente por la vestimenta  con la religión musulmana, por otra se siente un blanco mas fácil por ser mujer.

 

También se les cuestiona sobre el uso de hiyab, “la mayoría piensa que nos ponemos el pañuelo porque nos obliga nuestros maridos, yo llevaba el pañuelo antes de casarme,  ahora no me veo sin él. ”

Son consciente de que  gran parte de la población las califica y definen  como mujeres sometidas a los hombres, pero ellas no se ven así. ” En Marruecos hay de todo, mujeres maltratadas  y sometidas, pero aquí también las hay” “nosotras hemos elegido libremente el uso del hiyab, lo hacemos por convicción religiosa”

“Aquellas personas que nos increpen es porque no conocen nada la cultura marroqui y la religión musulmana”

Otro aspecto que destacan sobre ideas que opinan sobre ellas, es que vienen a quitar el trabajo a los autóctonos, cuando ellas sienten que ocupan los trabajos que ninguna español quiere, especialmente en el sector servicios

 

Pregunta: ¿En qué lugares/espacios sentís que sufrís más rechazo? ¿En qué espacio compartido con gente de otras culturas distintas a la vuestra os encontráis mejor, más cómodas?

En un primer momento da la sensación de cierta relativización del conflicto o problemática racista porque se argumenta que en todos lados hay gente buena y gente mala. Apuntan que porque algún compatriota suyo cometa alguna falta ya se adjudica a todo el colectivo una etiqueta. Quizá como justificación o como modo de quitar importancia a vivencias racistas. Comparten que las personas mayores suelen ser de las que más reciben rechazo en forma de insultos, frases como “vete a tu país, que mi hijo no tiene trabajo por vuestra culpa”. Consideran que “no tienen sitio, ni aquí ni allí”, porque en Marruecos las consideran europeas, y en España las consideran de fuera. Se identifican como españolas y se sienten muy a gusto en Carabanchel pues es un barrio tranquilo y amable. Sin embargo consideran que tanto ellas como sus hijos son considerados extranjeros, a pesar de que desconozcan el idioma árabe o dariya, por ejemplo, y se identifiquen nacionalmente como españoles. En cambio ellas se consideran muy tolerantes incluso con los elementos culturales españoles con los que no están de acuerdo.

Hacen referencia a un conjunto “Ellos” para referirse a los españoles que rechazan su presencia en el barrio, de un modo indeterminado haciendo notar una diferencia étnica de identidad de grupo. Consideran que “a ellos no les gusta que nos juntemos muchas, en el parque o en otro lado, porque creen que estamos haciendo algo malo”, vinculándolo con que llevan pañuelo (hiyab) y por tener una idea negativa del Islam. En cambio consideran que se juntan porque les resulta más fácil mantener una conversación y una relación con una paisana por la barrera idiomática. Aunque consideran que sí pueden tener amistades con gente autóctona, por ejemplo con vecinas, no hay un consenso sobre el tema, intuyéndose que no terminan de estar a gusto.

Otros espacios donde pueden sentirse incómodas es en la fila de la caja del supermercado, en la cola de espera del autobús, en la sala de espera del centro de salud. “El vigilante de seguridad siempre nos sigue en cuanto entramos al supermercado”, aunque aseguran que su religión no les permite robar y les ofende que lo hagan, aunque asumen esta actitud con resignación. Aunque consideran que la mayoría de las veces el trato hacia ellas es bueno, en ocasiones se encuentran en situaciones que consideran injustas como, por ejemplo, que lleven a algún hijo al médico de urgencias y les insinúen o digan que bien podrían haber esperado y no hacer uso de ese servicio del centro de salud dando a entender que están abusando de él. Han notado, a este respecto, que el hecho de no manejar bien el idioma facilita que muchos profesionales de diferente tipo les trate con cierto desdén, desprecio, condescendencia o incluso rechazo.

Consideran que la palabra “mora” es ofensiva y no les gusta pues se dice con mala intención.

Se sienten a gusto en YMCA o en Plan Comunitario, en las actividades que organiza el colegio, con las trabajadoras sociales que las ayudan, etc.

Técnica 2: Si alguien te dijera…. ¿qué argumento le darías o qué le dirías para responderle?

¿Si alguien te dijera que por qué llevas velo? Les sorprende que la gente les pregunte por el pañuelo o hiyab que llevan puesto. La gente mayor les dice que si no tienen calor con ello puesto en verano, pero creen que no se están preocupando por su salud, sino más bien están cuestionando que lleven el pañuelo o directamente les dicen que se cubren con él porque sus maridos las obligan. No entienden que para ellas es un símbolo de su religiosidad y un rasgo cultural, que son libres de llevarlo o no. Ellas no creen que juzguen o digan a otras personas cómo vestir, incluso si no lo creen apropiado.

¿Si alguien te dijera que no quieres integrarte? No les resulta fácil seguir una conversación y participar por la barrera idiomática pero se relacionan con el vecindario perfectamente. En cambio consideran, en general, que los españoles no respetan su cultura, sus costumbres y tradiciones.

Técnica 4: ¿Qué preguntaríais a los españoles?

¿Por qué habláis tan mal de nosotros? ¿Por qué creéis que nos aprovechamos del sistema sanitario?

Falta hablar sobre los problemas para conseguir trabajo o poder tener un piso en alquiler cuando te escuchan hablar e identifican que eres marroquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s