El desempleo afecta en mayor medida a las personas inmigrantes

La oferta de puestos de trabajo depende de infinidad de factores. El mero hecho de que la población aumente con la llegada de población inmigrante también incrementa la demanda de trabajadores/ as. Además un considerable porcentaje de los inmigrantes llegan al país para abrir sus propios negocios, incrementando las probabilidades de puestos disponibles.

Por otro lado, el desempleo afecta en mayor medida a las personas inmigrantes.

Según últimos datos del INE la tasa de desempleo en España en el 4º trimestre de 2018 de la población extrajera fue de casi el 21% frente al 13,5% soportado por la población extranjera. En la comunidad de Madrid encontramos diferencias significativas similares frente a una tasa de desempleo del 19% de la población extranjera la población española soportó una tasa del 10%.

Según el SEPE:

La población extranjera representa un 10% sobre el total de la población en España, 46.572.132. Representan también el 10% del número de afiliados a la Seguridad Social en España, (en diciembre de 2017).

Las personas migrantes sufren diferentes discriminaciones en el acceso al mercado laboral, ocupando los puestos con mayor precariedad. Según datos  del SEPE, las ocupaciones en las que hay un mayor número de contratados extranjeros corresponde a: Peones agrícolas Camareros, Personal de limpieza y Peones de las industrias manufactureras.

La temporalidad en la contratación a extranjeros es elevada, alcanzando en 2017 el 90 %.

Se estima que el 80% de las trabadoras del hogar internas son de origen extranjero y la gran mayoría trabaja en condiciones de gran precariedad, con sueldos bajos, jornadas interminables, sin contrato, ni alta en la Seguridad Social.

En cuanto a la prestación por desempleo tan solo el 10% de las personas que la reciben son extranjeras.

Más de la mitad de ellas reciben la prestación contributiva, es decir que han adquirido el derecho a percibirla tras haber trabajado y cotizado a desempleo al menos 360 días dentro de los 6 años anteriores a la situación de desempleo, en un régimen de trabajo que contemple el desempleo, haber perdido el empleo de manera involuntaria y estar disponible para buscar activamente empleo.

¿Sabías que?

Los traslados al extranjero durante el cobro de la prestación están sujetos a unas estrictas normas y casuísticas y en la mayoría de las situaciones suponen la suspensión o extinción del cobro de la prestación.

No hay pruebas que demuestren que la inmigración provoca un efecto negativo en las tasas de ocupación. Por el contrario, en la década de 1997-2008, España alcanzó el mayor crecimiento que se recuerda en las tasas de ocupación y en las tasas de inmigración simultáneamente.

Un alto porcentaje de las personas migrantes están sobrecualificados para los puestos de trabajo que desempeñan. Las dificultades para la convalidación sus estudios y la discriminación les relegan a segmentos laborales inferiores.